Las TIC como vehículos de desarrollo, creación y transformación de las sociedades y el ámbito laboral.

Introducción

El establecimiento y la creciente integración de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en los distintos escenarios de desarrollo humano, ha dado origen a múltiples discursos y paradigmas que han remodelado, redirigido y encaminado la actividad humana hacia nuevas perspectivas y filosofías centradas en el uso de lo tecnológico y lo digital, como agentes de cambio en los contextos y las necesidades emergentes (Díaz-Chao et al., 2015). De esta manera, se ha creado una nueva conceptualización universal: las sociedades inteligentes, las cuales, implican una articulación cada vez mayor con el conocimiento, el aprendizaje, la agilidad y la interconectividad, teniendo como núcleo la innovación y las TIC, que representan su centro de desarrollo, adaptación y crecimiento inteligente.

En este sentido, las estrategias de transformación en las sociedades inteligentes parten de la creación y la adopción de políticas públicas que puedan ser ejecutadas en los distintos procesos de gobernabilidad, focalizando las TIC como mecanismo para abordar y responder a las problemáticas de corto, mediano y largo plazo en cuanto al desarrollo y la creación en el sector público y privado. Por consiguiente, la transformación hacia una sociedad de la información inclusiva implica el aprovechamiento de las TIC para empoderar equitativamente a los distintos actores y segmentos sociales y mejorar así, sus capacidades de respuesta frente a los distintos escenarios de vulnerabilidad.

Así, las sociedades inteligentes deben cimentar su desarrollo en los siguientes aspectos funcionales clave: la educación, la gobernanza, el empleo, el desarrollo de mecanismos de innovación y resolución, la evolución y la adaptación de las ciencias y la investigación, las dinámicas de mercado, y los entornos de comunicación y conexión. (Liu y Nath, 2013).

Desarrollo de la temática

El establecimiento de las TIC como vehículos de desarrollo, creación y transformación de las sociedades y el ámbito laboral, implica entender en primer lugar que el desarrollo es en sí un proceso de cambio, innovación, aprendizaje y, en última instancia, de evolución social e institucional hacia la adaptación. Así, la revolución de las TIC ha ayudado a acelerar este proceso adaptativo al abrir y descubrir nuevas opciones y perspectivas de desarrollo e innovación; por lo tanto, la creatividad asume un rol aún más importante que en el pasado, respecto a los procesos de transformación (Palvia et al., 2018). 

En consecuencia, el desarrollo de las sociedades inteligentes debe ser concebido como un proceso sistemático de gestión y planeación estratégica, ya que los distintos gobiernos deben centrarse en el aprovechamiento de la creatividad de los segmentos sociales más cercanos a las problemáticas; por estas razones, se debe crear un enfoque holístico de gobernabilidad en las sociedades inteligentes que, contemple e implemente estrategias basadas en las TIC y sus múltiples aplicaciones en términos de resolución, invención y mejoramiento. Así las técnicas y métodos desarrollados permiten el establecimiento de puentes para la interconexión, la comunicación y la retroalimentación, los cuales permitan la generación masiva y la globalización de ideas que posibiliten impulsar la creatividad, el aprendizaje y la construcción de sociedades cada vez más aptas (Adamczewski, 2016).

Dichos enfoques deben encaminarse a estimular y sistematizar el proceso de innovación en todos los niveles donde se usen e implementen las TIC para la creación, ya que se hace necesario promover la participación y el aprovechamiento del conocimiento individual y colectivo. Por consiguiente se hace imperativo desarrollar sistemas, medios, entornos e instituciones para generar y mantener el flujo de ideas que potencien el desarrollo la capacidad de gestión y planeación para la innovación a lo largo del tiempo. 

Lo anterior es particularmente importante para la invención y la transformación de sociedades estáticas en sociedades dinámicas, ya que las TIC son un mecanismo versátil cuyo impacto está determinado por los factores, necesidades y problemáticas contextuales de cada grupo humano en particular. De este modo, la generación y la difusión de soluciones creativas surgirían a partir de la adopción de iniciativas de respuesta impulsadas localmente, para subsecuentemente ser las iniciadoras de políticas de acción territorial establecidas a nivel nacional a través de los distintos aparatos sociopolíticos (Hanna, 2011). 

Como producto de estas transformaciones y dinámicas de cambio, en los contextos socioeconómicos, puntualmente en el mercado laboral, se han presentado una serie de modelaciones estructurales y funcionales, las cuales consisten en el desarrollo de una cultura basada en:

  1. Pensamiento sistémico, que involucra la capacidad de abordar sistemas analíticos complicados y manejarlos. De hecho, el pensamiento sistémico se basa en la comprensión de estructuras complicadas de procesos, organizaciones y mecanismos. Provisto de esta habilidad, el empleado puede enfocarse en el objetivo rápidamente y encontrar las soluciones racionales para abordarlo, e integrar dichas soluciones eficientemente en una nueva actividad o mecanismo laboral de resolución, para así generar mecanismos de respuesta interdisciplinares, integrando múltiples espectros del conocimiento.
  2. Comunicación intersectorial, que involucra la comprensión y aplicación de tecnologías, procesos y situaciones de mercado en diversas ramas del conocimiento, las cuales pueden estar relacionadas entre sí o no.
  3. Gestión inteligente de proyectos, que involucra la capacidad de utilizar el conocimiento intersectorial o interdisciplinario, la experiencia, los métodos y herramientas en la implementación de proyectos, respecto a todos los requerimientos, las metas y las expectativas establecidas.
  4. Programación de soluciones informáticas, que involucra la capacidad de estructurar la información y responder a los desafíos de producción, los cuales se originan en base al conocimiento de los lenguajes de programación y al uso de tecnologías aplicadas y especializadas.
  5. Orientación al servicio, que involucra la satisfacción plena de las necesidades de compra de los consumidores con respecto a sus gustos individuales y a sus posibilidades económicas.
  6. Habilidades multilingües y multiculturales, que involucra la capacidad de trabajar de manera eficiente en un entorno intercultural dominando los idiomas y las peculiaridades de la cultura nacional e internacional, así como las tradiciones, costumbres, normas morales y éticas puntuales, de cada contexto social. Esta habilidad permite interactuar con éxito en cualquier empresa internacional, y es de vital importancia para construir una comunicación eficiente tanto con socios como con clientes potenciales.
  7. Habilidades interpersonales, que involucra la capacidad para trabajar con individuos y grupos humanos utilizando el conocimiento de la psicología y la motivación, para alentarlos y guiarlos para en el abordaje y desarrollo de las tareas de producción establecidas.
  8. Habilidades contemplativas, involucra la habilidad para generar una visión estética avanzada, y una aptitud para transformar y enriquecer la experiencia creativa empleando la recursividad, la imaginación y la inteligencia espacial
  9. Capacidad de trabajo bajo presión, que involucra abordar satisfactoriamente las metas en situaciones con alto nivel de incertidumbre y de rápido cambio, a partir de una aptitud para la toma de decisiones y la generación de respuestas rápidas ante cualquier cambio imprevisto en las condiciones de trabajo, en la gestión de recursos, en la gestión del tiempo y en la planeación.

Conclusiones

Los diversos cambios y transformaciones originados a partir de la evolución y el establecimiento de las sociedades inteligentes, han permitido potenciar y maximizar los alcances de los procesos de creación y resolución de problemáticas en los distintos contextos. En este sentido, las dinámicas laborales han experimentado una profunda reestructuración que ha dado lugar a mercados inteligentes, cuyos elementos humanos y operativos poseen un alto grado de adaptación, respuesta y desarrollo frente a los distintos escenarios, gracias a la integración sistemática e interdisciplinar de las TIC.

Rubi Cristina Nieto Córdoba

Asesora pedagógica y docente pregrados virtuales

Referencias

- Adamczewski, P. (2016). ICT solutions in intelligent organizations as challenges in a knowledge economy. In Management (Vol. 20, Issue 2, pp. 198–209). Walter de Gruyter GmbH. https://doi.org/10.1515/manment-2015-0060
- Díaz-Chao, Á., Sainz-González, J., & Torrent-Sellens, J. (2015). ICT, innovation, and firm productivity: New evidence from small local firms. In Journal of Business Research (Vol.	68,	Issue	7,	pp.	1439–1444).	Elsevier	BV. https://doi.org/10.1016/j.jbusres.2015.01.030 
- Hanna, N. K. (2011). Transforming Government and Building the Information Society. https://doi:10.1007/978-1-4419-1506-1 
- Liu, L., & Nath, H. K. (2013). Information and Communications Technology and Trade in Emerging Market Economies. In Emerging Markets Finance and Trade (Vol. 49, Issue 6, pp. 67–87). Informa UK Limited. https://doi.org/10.2753/ree1540-496x490605
- Palvia, P., Baqir, N., & Nemati, H. (2018). ICT for socio-economic development: A citizens’ perspective. In Information & Management (Vol. 55, Issue 2, pp. 160–176). Elsevier BV. https://doi.org/10.1016/j.im.2017.05.003 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s